¿Ley ó Religión? De qué depende la relección del procurador Ordoñez

 

“En la procuraduría no puede estar una persona cuyas convicciones personales estén por encima, o en sus decisiones le dé prioridad a sus convicciones personales que a la ley” estas fueron las palabras de Manuel Sarmiento representante de Polo Democrático, al referirse a la gestión del procurador Alejandro Ordoñez, quien aspira a su reelección.

 

La posible reelección del procurador Alejandro Ordoñez, ha provocado diferentes críticas entre quienes piensan que la gestión que ha desempeñado hasta el momento ha sido adecuada, y quienes creen que Ordoñez actúa bajo sus convicciones religiosas y no bajo el ordenamiento jurídico colombiano.

Ordoñez, Procurador de la nación, cuenta con el apoyo del partido conservador para ser reelegido; partido en cual inició desde el año 1986, como concejal. Efraín Cepeda, presidente del directorio conservador afirma que: “Creo que es sano para el país, el procurador Ordoñez es un hombre probo, es un hombre vertical, que ha demostrado un ejercicio transparente, al frente de la procuraduría general de la nación. Por eso debe dar tranquilidad a los colombianos que el procurador aspire a su reelección” dijo.

Estas afirmaciones no las comparte Manuel Sarmiento, representante del Polo Democrático, ya que según él, el procurador ha tomado malas decisiones que van en contra del reglamento jurídico y por consiguiente de la Corte Constitucional, además de esto, para Sarmiento el procurador se ha tomado atribuciones que no le corresponden “El procurador ha tomado decisiones por fuera de la ley en investigaciones concretas dentro de los marcos de legalidad, las cuales hacen parte de una especie de persecución política, como el caso del proceso que le abrió al senador Jorge Enrique Robledo, por unos supuestos nexos con grupos al margen de la ley” agregando que las decisiones propuestas por Ordoñez, no tuvieron ningún fundamento probatorio, jurídico, ni fático y son más una consecuencia o una expresión de su posición política.

Aunque la iglesia católica no ha hecho ningún pronunciamiento oficial al respecto, el Monseñor y director dela Universidad el Rosario, Germán Pinilla dijo que la iglesia no se mete en temas políticos, pero si defiende la posición del procurador frente a aspectos como el del aborto. “El actúa en base a la constitución y en ella dice que la vida es el derecho principal, pero allí se apoya el aborto; entonces es cuando el procurador dice que a pesar de las condiciones, ya sea una violación u otra circunstancia, el niño no tiene la culpa de nada, y es verdad”, dijo el monseñor Pinilla. También aseguró que Ordoñez no dice eso por sus convicciones religiosas, sino porque todos los países del mundo deben defender tres valores principales: La vida, la libertad y la igualdad.

 

Ordoñez ha sido protagonista de varias polémicas en los años que lleva como procurador general de la nación. Polémicas entre la transparencia y debido funcionamiento de la procuraduría, que es sancionar a funcionarios públicos por fallas disciplinarias; y las críticas que ha hecho, como la demanda hacia la revista Soho por publicar una fotografía de la Última Cena con mujeres desnudas, lo cual hace pensar a muchos que actúa basándose en sus creencias religiosas. Lo cierto es que la decisión final la tiene el senado de la república, y quien sea elegido como procurador, ejercerá el cargo durante los próximos cuatro años.

 

 

 

Candidatos al cargo de contralor expusieron sus propuestas

 

La   eficiencia y la imparcialidad marcaron las propuestas de los candidatos, que serán elegidos por el consejo de Bogotá el 15 de febrero para ejercer el cargo de contralor distrital por un periodo  de cuatro años.

 

Soraya Vargas ternada por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Diego Ardilla y Carlos Vitar elegidos por el tribunal Superior de Bogotá para candidatos a contralor.

Fueron escuchados por el Concejo el martes 7 de febrero, donde presentaron sus propuestas que se fundamentan en la transparencia y la celeridad de las intervenciones para efectuar cabalmente la función en cabeza del contralor como lo es la vigilancia y control fiscal.

 

El primero en exponer fue Diego Ardilla Medina, perteneciente al partido Liberal, es abogado especialista y máster en derecho administrativo y especialista en contratación estatal, vinculado hace 16 años en la contraloría de Cundinamarca, dedicándose a la gestión fiscal. Principalmente su propuesta se enfoca en devolver a la contraloría, la confianza de la ciudadanía. La construcción de una moderna auditoría fiscal que alcance la certificación internacional e indemnizar al erario Distrital por daños causados.

 

A su turno Soraya Vargas Pulido proveniente del partido Cambio Radical, es abogada, con especialización en derecho administrativo, ha trabajado en el sector público, en el manejo de los recursos públicos por más de 20 años. Sus estrategias se basan en impedir que los procesos de responsabilidad fiscal prescriban, prevenir el daño al patrimonio público, capacitar a los funcionarios y adoptar la tecnología en la entidad para poder devolver la credibilidad de la misma.

 

Finalmente Carlos José Bitar, abogado especialista en derecho administrativo y en derecho de las telecomunicaciones. Tiene casi 28 años de experiencia como asesor, ejecutivo y directivo en entidades públicas. Propone una contraloría moderna, luchar contra la corrupción mediante un sistema de control interno y una vigilancia especializada a la gestión pública distrital, como también propone la participación activa de la ciudadanía.

 

Debido a la importancia que tiene este organismo de control para la ciudad, Jaime Ardila Barrera auditor general encargado de vigilar a los organismos de control fiscal como la contraloría, expresó su preocupación por los cuestionamientos de la terna, “La ciudad necesita un contralor con las mejores calidades profesionales, éticas y morales, que vigile con total independencia la forma en que se invierten los dineros de los bogotanos” afirmo Ardila. Y recordó la lamentable situación de Bogotá, con dos  ex contralores sancionados e inhabilitados por la Procuraduría General y, además, uno de ellos detenido por investigaciones penales que lo involucran con el cartel de la contratación. Por eso afirma, “la ciudad no resiste un contralor que no esté comprometido con la misión de vigilar la adecuada inversión de los recursos públicos”.

 

La concejal Olga Victoria Rubio, expresa que la estrategia que debería adoptar el contralor para cumplir con su función, es ir de la mano con el Concejo de Bogotá. “Que no se nos desaparezcan del escenario”. “El secreto está, en que el contralor haga lo que tiene que hacer”.

 

“Siempre está la duda de que el contralor le quiere hacer la oposición al gobierno o quiere hacer negocio” Afirma, Roberto Sáenz concejal del Bogotá por el partido Progresistas. Un manejo transparente y responsable son los consejos del concejal para poder devolverle la confianza ciudadana a la entidad de control.

 

Alexandra Rodríguez, coordinadora de Bogotá y Concejo Cómo Vamos, opina sobre la responsabilidad del consejo en esa elección “Los bogotanos esperamos que a través de una concienzuda y responsable deliberación por parte del Concejo de la ciudad, sean elegidas personas idóneas –tanto profesional como éticamente- para vigilar celosamente los intereses de una ciudad que no resiste decisiones improvisadas ni actos de corrupción”.

 

La preocupación de la ciudadanía frente a la función del contralor se manifiesta en estas elecciones, un ciudadano anónimo envía una carta publicada por el TIEMPO.COM al futuro contralor o contralora donde hace inca píe en la desconfianza y desesperanza de la comunidad en esta entidad “Con que usted pueda devolverles la confianza a los ciudadanos ya habrá hecho bastante”


Los candidatos hablan cara a cara con ELTIEMPO.COM, sobre sus metas. Soraya Vargas afirma: “Las mujeres tenemos la capacidad para este reto”. Carlos Bitar: “Me empeñaré en luchar contra la corrupción” y Diego Ardila dice: “La contraloría tiene que ser muy trasparente”

 

Durante esta semana la plenaria del Consejo de Bogotá analizara a la terna candidata para su elección.

 

 

Por: Jennifer Rey.

PERICIA Y CONSTANCIA: CUALIDADES DE EL NUEVO CONTRALOR

Con 31 votos a favor y 4 votos en blanco, Ardila es escogido el nuevo contralor. Carlos Bitar no se hizo presente en la sesión y Soraya Vargas se fue minutos antes de iniciar la votación.

“El que persevera alcanza”, frase que rondó por lo pasillos del Concejo tras la elección del nuevo Contralor de Bogotá, Diego Ardila, quien ya en 2 oportunidades había sido postulado para el mismo cargo. Esta vez obtuvo una votación unánime por parte de los partidos políticos y solo 4 votos en contra. Toma el puesto con una responsabilidad grande ya que debe lograr que los ciudadanos vuelvan a tener confianza en la Contraloría. Entidad encargada de administrar los recursos públicos del Distrito.

Tras su triunfo Ardila demostró su fe “Agradezco al padre creador que me ha acompañado siempre y me permitió llegar a una meta personal y profesional, ahora le pido que siga vigilando mi camino”. Luego agradeció a su esposa “Teresita” – como él le dice – y a su único hijo, Diego Andrés. “Agradezco a Teresita esposa, madre y amiga y a Diego Andrés mi partner, mi único y el mejor hijo del mundo quienes con su apoyo hacen posible este y todos los proyectos de mi vida”.

Diego Ardila es un abogado de origen liberal, realizó sus estudios en la Universidad Autónoma de Colombia, se especializó en derecho administrativo en la Universidad del Rosario y en contratación estatal en la Universidad Externado de Colombia.

Inició su vida laboral en el sector público. En el año 1977, trabajó en la Contraloría General de Cundinamarca hasta el año 1981, donde decidió volver a su profesión de abogado. En 1991 volvió al sector público para hacer parte de la Contraloría de Bogotá donde estuvo por más de 10 años. “paso como funcionario por varias contralorías de la ciudad, lo cual nos da una idea de que él, es la persona más preparada para manejar la crisis institucional en la que se encuentra la Contraloría Distrital de Bogotá”, asegura el Concejal Fernando López.

A diferencia de otros Contralores de Bogotá, Ardila no viene de una familia adinerada y gracias a su constancia y trabajo fuerte ha llegado a ocupar un lugar en el concejo, esto lo corrobora el concejal, Venus Albeiro Silva, quien vivió la misma situación y confía en la buena labor del nuevo contralor: “los dos salimos de los barrios populares del sur de la ciudad y cuando, a las personas humildes, nos dan la posibilidad de llegar a un cargo público, nunca fallamos”.

Además del conocimiento, la experiencia y la capacidad administrativa, él asume el compromiso con la ciudad, de adelantar planes y programas que permitan que se recupere la confianza en el control Distrital; parte esencial del proceso administrativo de la capital. “Diego Ardila, es un abogado especializado, con un dominio y conocimiento del control fiscal indiscutible. Tiene la experiencia, las cualidades y sobre todo, asume el compromiso de recuperar la credibilidad”, dice el concejal, Omar Mejía Báez, vocero del partido conservador.

La mayoría de los concejales al explicar su voto, aseguraban que el concejal Diego Ardila fue constante y perseverante y por eso con confianza de que recupere la credibilidad en el sistema, le dan su voto, consideran que este es el momento para que él administre la Contraloría. “doctor Ardila el que persevera alcanza – se dirige en el momento de la votación por el candidato - no desfallezca. Mi voto es por usted, lo doy con mucha alegría e ilusión de lo que usted va a hacer por Bogotá, Dios lo bendiga y que toda su sapiencia y experiencia sean depositados para mejorar este sistema tan salpicado que necesita que se le dé otro rumbo”, dice el concejal Fernando López.

La votación de los 35 concejales que asistieron dio como resultado, 31 votos a favor de Diego Ardila, 4 votos en blanco, ninguno para Soraya Vargas ni Carlos Bitar. El nuevo contralor tuvo el apoyo de los partidos: Conservador, de la U, Liberal, Polo, PIN y Cambio Radical; dos de los votos en blanco fueron del concejal, Juan Carlos Florez representante de (ASI) asociación social indígena y María Victoria Vargas quien fue presidente del Concejo 3 veces y pertenece al partido liberal; 8 concejales de la bancada progresista pidieron abstenerse de dar su voto y estar presentes en esta elección.

Esta terna fue considerada inviable por el Ministro de Interior, Germán Vargas Lleras, el partido político MIRA y el concejal, Juan Carlos Flores, ya que consideran que los candidatos, Bitar y Ardila tienen investigaciones disciplinarias por “carteles” que han afectado al distrito en estos últimos años. Aunque Soraya Vargas no hace parte de estas investigaciones, se le acusa por debajo de cuerda por el silencio frente a los escándalos de los falsos positivos; cuando ocupaba el puesto de contralora delegada para el sector defensa, justicia y seguridad en la administración de Julio Cesar Turbay Quintero.

La otra cara de Ardila es la de un hombre que se ha visto salpicado por cercanía a Ovidio Claros, magistrado de la Judicatura y ex contralor de Bogotá que estuvo involucrado en el “carrusel de las pensiones”, y en ese año salió pensionada gracias a éste, la esposa de Ardila.

Aunque no se ha comprobado ningún cargo disciplinario que lo involucre directamente a él con el carrusel, varios de los concejales consideraron que él no se encuentra habilitado para administrar los bienes y recursos públicos de la ciudad, ya que de una u otra forma hay hechos que demuestran que su hoja de vida no es “intachable”.

El concejal López defendió al nuevo contralor de las acusaciones y de quienes dicen que se encuentra impedido, “3 veces distintos tribunales no lo han colocado aquí, el tribunal superior en este caso, en otra ocasión el tribunal administrativo. Eso nos da una garantía. Si 3 veces los tribunales lo han colocado aquí es porque Diego Ardila no tienen ninguna traba. Ha sido seleccionado por los tribunales, luego a mí como concejal me da mucha tranquilidad esta elección.

En la elección se le dio a Ardila la confianza de que él será un buen Contralor y logrará recuperar la credibilidad dejando la Contraloría de Bogotá de nuevo en el status que perdió por culpa de la dirección de Miguel Morales Russi.

Estas fueron las palabras del Contralor de Bogotá después de su posicionamiento, destacando la transparencia y rigor hecho por el tribunal de Bogotá:

“Como contralor de Bogotá me propongo fortalecer la vigilancia y control en la gestión fiscal para que se convierta en la herramienta fundamental del proceso de mejoramiento y excelencia de la Administración Pública Distrital, particularmente en el manejo de lo público: conformado por los bienes, recursos materiales y ambientales, en el propósito firme de resarcir el daño al dominio fiscal”.

 

Por: 

María Camila Torres

Kelly de la Ossa

Andrés Duarte

Por: María Camila Torres
Por: María Camila Torres